jueves, 7 de octubre de 2010

Musa compartida

Desperté y, como sucedía algunos afortunados días, 
revisé mi libreta en donde anotaba las ideas nocturnas que se me ocurrían. 
Miré los garabatos que había escrito y no le encontré ni pies ni cabeza, 
hasta que más tarde leí el cuento de aquel escritor que constantemente plagiaba mis ideas.

3 comentarios:

Patricia dijo...

jajá, en mi caso también la escritora que 'me plagia las ideas'
escribe cosas que no tienen pies ni cabeza.
Saludos cordiales

Torcuato dijo...

Ja, ja, ¡que rabía!
Un abrazo.

Fabiola dijo...

Sólo espero que el plagiario mantenga buen estilo y perfecta ortografía… sería un lindo detalle, ¿no?
mUCHos saludos =)

Más micros

Related Posts with Thumbnails