viernes, 12 de noviembre de 2010

Fría esperanza...

El frío va entrando lentamente a mi cuerpo sumergido... 
El sopor me domina y mi corazón ya casi deja de latir... 
Espero fríamente el momento en que todo esto finalmente acabe... 
Sólo me queda la esperanza de que en un futuro sepan cómo curar la depresión profunda. 
Sí no, simplemente será una forma más lenta de suicidio...

1 comentario:

José A. García dijo...

La espranza nunca muere, siempre se transforma. Pero duda de que al futuro le interese curar ese mal.

Suerte

J.

Más micros

Related Posts with Thumbnails