martes, 8 de febrero de 2011

Esperanza en una botella

Diario lanzo en una botella un mensaje pidiendo auxilio... 
Diario me asomo a la playa con la esperanza de que vengan por mí... 
Hoy, por fin, veo un bote con alguien que me hace señas. 
Yo salto y grito y corro dentro del mar. 
Me subo en el bote y lo apremio "¡Salgamos rápido!". 
La gente sale de sus casas y comienzan a llamarme para que regrese. 
"¡Rápido!", le digo al náufrago, "¡Llévame a tu isla!".

8 comentarios:

Torcuato dijo...

Me gusta verte de nuevo en tus letras, Héctor, y me gusta leer cosas tan geniales.
Un abrazo.

Hector Ugalde UCH dijo...

¡mUCHas gracias Torcuato! :]
Entre el trabajo, el frío invierno que nos enfermó a todos en la familia y la diversidad de intereses que tengo, me dí (y les dí jeje) un descanso de mis blogs. :]

Anita Dinamita dijo...

Muy bueno Héctor, y cuantos lanzamos botellas al mar!!!

marialuisa dijo...

Genial!!
mas de uno lanzaría muchas botellas :D

saludos

Patricia dijo...

Muy bueno Héctor!!!
(Y de ser posible que el náufrago me lleve a mí también ja ja )
Un abrazo

No Comments dijo...

Me gustó la perspetiva dada al microrrelato.
Ese náufrago salvando a otro, alejándolo quién sabe si de la rutina, de algún peligro en el continente o de algún miedo personal.

Un saludo indio

Carmela dijo...

Hector, me voy contigo y el náufragro, vale?
Bicos grandotessssss

Mª José dijo...

Quien fuera naufrago
Que tengas un fin de semana excelente

Más micros

Related Posts with Thumbnails