jueves, 10 de marzo de 2011

Y vivieron felices algunas veces...

El microcuento era corto, 
pero el epílogo en que se explicaba lo que ocurrió después a los personajes resultó tan largo que se extendió en varios volúmenes.

4 comentarios:

Patricia dijo...

jaja, es lo que suele suceder cuando llegan los críticos!!!

Un abrazo

Torcuato dijo...

Esto me recuerta a un tal dinosaurio.
Un abrazo

José A. García dijo...

Las historias siempre complican la facilidad de la vida.

Saludos

J.

carlos de la parra dijo...

Exacto.
Así le ocurrió a Monterroso.
Pregúntale a cualquiera que te nombre otra obra de él, aparte del dinosaurio y te verán con cara de WHAT?

Más micros

Related Posts with Thumbnails