miércoles, 27 de junio de 2012

Eterno sacrificio

Desde antes de salir el sol, se prepara. 
Suspira cansada, pero acepta sumisa continuar la costumbre. 
Agotada alza los ojos al cielo y los cierra lentamente murmurando: Todos sea para tener contentos a los Dioses.
Los pequeños Dioses bajan corriendo las escaleras, empujándose y gritando, exigiendo su desayuno.

1 comentario:

carlos de la parra dijo...

Ojalá y todo mundo comprenda que nuestra única misión , es la evolución.

Más micros

Related Posts with Thumbnails