viernes, 16 de noviembre de 2012

Porque...

Me preguntaba por qué comenzaron a ocurrir esas extrañas cosas desde tu muerte. Por qué encontraba abierto algún cajón. Por qué los objetos tirados al paso en las escaleras. Por qué la sensación fría en pleno verano bajo los rayos de sol. Hasta que apareció aquel mensaje en el vaho del espejo después de bañarme: "Prometiste que seríamos felices para siempre". 

3 comentarios:

Ester dijo...

A mi me gusta mucho tu blog, entro a leer tus entradas, a veces comento, y se que no sueles responder. Mañana te dejaré un premio para tu blog en el mío, lo puedes obviar o recoger.
Saltos y brincos

Hector Ugalde dijo...

¡mUCHas gracias Ester! :]
Sí. Lamentablemente casi siempre estoy demasiado ocupado :(
¡mUCHos salUCHos! :]

Juanito dijo...

Uhhh... Tenebroso.
Me encantó.
¡Saludos!

Más micros

Related Posts with Thumbnails