jueves, 16 de enero de 2014

Desatino del destino

La adivina me lee la mano y se asombra. ¡Usted ya debería de estar muerto! 
Yo sonrío. 
Oculto la otra mano, la que tiene la línea de la vida larga y plena, solamente con un pequeño sobresalto. 
No le voy mostrar esa otra mano, la mía; la que no me trasplantaron.

No hay comentarios.:

Más micros

Related Posts with Thumbnails