miércoles, 4 de noviembre de 2015

Caso de éxito

La hermosa joven besó al sapo que en ese instante se convirtió en príncipe y vivieron felices para siempre. 

¡Espera! ¡Espera! 
Es como todos esos videos en Internet en los que se ven a personas logrando cosas maravillosas, sin caerse y sin cometer errores. 
Eso da una idea errónea y falsas expectativas. 
Parece fácil, pero no lo es. 
En tu historia, la muchacha de seguro antes besó a muchos batracios que no cambiaron y siguieron siendo sapos. 

Y para mí es importante saber de todos esos cientos de casos en que besó a los sapos y no se transformaron, y le quedó en la boca el sabor a pantano. 
O que sí cambiaron, pero resultaron ranas y en realidad eran princesas. 
Y también las sorpresas decepciones que se llevó con los que resultaron personas comunes, aunque pertenecieran a la realeza, y los muchos que se creían reyes. 

Me interesan los golpes y caídas, las fallas, los besos mal dados. El cómo fue aprendiendo de sus errores. 

Quiero saber cómo llegó a reconocer las ranas de los sapos, y otros tipos de batracios. 
Cómo logró ver el verdadero color debajo de la piel hasta hallar al "príncipe azul", aunque no fuera realmente un príncipe. 
Y distinguir entre las verdades y las mentiras de su croar. 
Conocerlos por el olor, su temperamento y su humor. 
Y también identificar a los lenguas largas. A los que habían y hablan y nunca escuchan. 
O diferenciar a los que aunque tengan apariencia humana seguían siendo reptiles aún con ostentosos y caros ropajes y vestiduras. 

Todas las experiencias que vivió hasta saber cuáles cosas son importantes para encontrar el verdadero amor. 

Por favor cuéntame los muchos casos de fracasos e intentos fallidos anteriores. 
¡Yo lo que quiero es aprender a vivir felices para siempre! 

No hay comentarios.:

Más micros

Related Posts with Thumbnails