sábado, 11 de agosto de 2018

Cuando despertó...

Sonó el despertador. 

El hombre gruñó y se quejó...

Medio abrió un ojo... 
El hombre gruñó y se quejó...

Apagó el despertador. 
El hombre gruñó y se quejó...

Abrió el otro ojo. 
La luz entrando por la ventana le molestó. 
El hombre gruñó y se quejó...


Se sentó en la cama. 
El hombre gruñó y se quejó...

Se levantó. 
El hombre gruñó y se quejó...

Caminó arrastrando los pies... 
Se tropezó con la ropa tirada. 
El hombre gruñó y se quejó...

Fue al baño. 
Orinó tratando de atinarle a la taza. 
No logró atinarle. 
El hombre gruñó y se quejó...

Fue a la cocina. 
Buscó su taza favorita.  
Estaba sucia. 
El hombre gruñó y se quejó...

Enjuagó la taza.
C
argó el pesado garrafón de agua. 
El hombre gruñó y se quejó...

Intentó vaciar agua en la taza.
No salió nada. 

El hombre gruñó y se quejó...

Abrió el garrafón de agua. 
Vació agua en la taza. 
Se derramó el agua fuera de la taza. 
El hombre gruñó y se quejó...

Tomó el frasco de café. 
Puso dos cucharadas de café instantáneo en la taza. 
Tiró la mitad sobre la mesa. 
El hombre gruñó y se quejó...

Abrió la puerta del microhondas. 
Metió la taza en el horno de microhondas. 
Apretó el botón de start 5 veces. 
El hombre gruñó y se quejó... 

Cerró la puerta del microhondas. 
Apretó el botón de start 5 veces. 
El hombre gruñó y se quejó...

Conectó el cable del horno de microhondas. 
Apretó el botón de start 5 veces. 
El hombre gruñó y se quejó... de que el café no fuera en verdad "instantáneo". 

Sonó el molestó sonido BEEP BEEP del microhondas. 
El hombre gruñó y se quejó...

Abrió la puerta del microhondas. 
sacó la taza, la taza golpeó el plato y derramó algo de café. 
El hombre gruñó y se quejó...

Dió un trago. 
Se quemó la boca. 
El hombre gruñó y se quejó...

Sopló y meneó con la cuchara para enfriar el café. 
Dió otro sorbó y se volvió a quemar. 
El hombre gruñó y se quejó...

Siguió soplando y meneando el café. 
Con precaución se acercó la taza a la boca. 
Sacó la lengua. 
Se quemó la lengua. 
El hombre gruñó y se quejó...

Sacudió la cuchara y sopló con más fuerza. 
Dió un trago. 
El café estaba tibio, demasiado frío para su gusto. 
El hombre gruñó y se quejó...

Cuando finalmente despertó, el dinosaurio ya se había ido cansado de estar esperando a que el hombre despertara. 



1 comentario:

Joao Lisboa dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

Más micros

Related Posts with Thumbnails