martes, 23 de octubre de 2007

La pieza faltante 7

7
Si hubiese sabido que un sueño me iba a dar la última pista no hubiera robado horas a mi sueño. Porque fue un sueño el que finalmente me dio la pista cuando había llegado a un callejón sin salida.

Soñé que iba por un laberinto en el que las paredes eran letras, sílabas o palabras sin sentido. Entonces me parecía encontrar la salida y en ella veía el nombre de mi abuelo. Pero no era una salida, sino una madriguera y yo me quedaba atorado en ella. Después de varios intentos por fin logré zafarme y retroceder un par de pasos. Sorpresivamente apareció mi abuelo disfrazado de conejo blanco, todo envuelto para regalo. Lo ví correr y atravesar un espejo. Justo en ese momento se convirtió en su propio reflejo y se fragmentó todo él en piezas de rompecabezas, cada una diciéndome "Todo yo soy". Por último solamente quedó escrito en el espejo el mensaje:


   T
  odo
yo soy
 

Esto del sueño ocurrió después de un tiempo de tratar de resolver el enigma de mi abuelo y de haber llegado a seis palabras claves: Armando, Maravillas, envoltura, espejo, laberinto y piezas (o tal vez la palabra "oculta", de esto no estaba seguro). A la que después le agregué otras dos palabras que estaban en el centro de todo: rompecabezas y abuelo. Yo ya había estado un buen tiempo jugando con los textos encerrados dentro de esas palabras claves, y con esas piezas de letras haber explorado sus conexiones armando y desarmando este rompecabezas de palabras.

Había descubierto sonrisas, travesuras y un gran número de galimatías en un constante Deja Vú lingüistico en que de pronto una cosa casi suena a algo, pero no. Y en el que parecía que estaba formando el Jabberwocky, aquel poema de palabras que no son palabras que Lewis Caroll incluyó en "Alicia a través del espejo". Aunque a veces… por ejemplo, encontraría tal vez una pista de dónde encontrar a mi abuelo:
ocuLta
maravIllas
arMAndo
esPejo
labERinto
envoltUra
O sea: LIMA PERU. Vaya que sí oculta maravillas Armando. En espejos, laberintos y envolturas.
Entonces se me ocurrió tomar únicamente el centro de las ahora 8 palabras claves.

1. arMANdo
2. maraVIllas
3. envoLtura
4. esPEjo
5. labeRinto
6. piEZas
7. rompeCAbeza
8. abUElo
Lo que me dió MAN VI L PE R EZ CA UE Intercambiando VI con UE
llegué a MAN UE L PE R EZ CA VI o MANUEL PEREZ CAVI
Pero ¿no se llamaba mi abuelo Armando? Bueno, podría ser un sobrenombre, una especie de disfraz, de nombre que cubre, que envuelve.


En ese punto estaba atorado en una aparente solución cuando tuve aquel sueño.

Me levanté entusiasmado para revisar el mensaje que mi subconsciente me estaba dando. Y caí en cuenta de que no tenía porque incluir únicamente el centro de mi abuelo, sino todo.

A ver, yo ya tenía:
MAN VI L PE R EZ CA
Y cada una de las piezas que formaban a mi A B U E L O

De pronto me percaté de otra pista: ¡el reflejo del espejo!

MAN  VI L  PE R   EZ CA
   O   L E   U   B  A

¡Así que mi abuelo tenía las piezas que faltaban en cada uno de los huecos!

Esto formaba varias palabras
MANO VILLE PEUR y BEZACA

O reacomodando: MANO VILLE PERU y CABEZA

VILLE me reafirmaba una vez más lo de las Villas del Mar A (o Mar A Villas), ahora sí casi seguramente en PERÚ. Lo de CABEZA me preocupaba... ¿¡Qué le corten la cabeza!? ¡Gulp!


En el momento de ver aparecer la primera palabra caí en cuenta de haber bloqueado de mi memoria un hecho importante. A mi abuelo también le faltaba una pieza: No tenía una mano. Era manco. De pronto tuve el recuerdo olvidado de una broma de mi abuelo que decía "Soy Armanco".

Asimismo vino a mi memoria un lugar: Mancora, Perú. Una playa a la que me llevaron muy pequeño y a la que llegué cuando estuve jugando con algunas pistas:
1. arMANdo
2. COnejo
3. envoltuRAMancora es un anagrama de Armanco además de ser el primer sitio web que encontré al buscar en Internet Villas Mar Perú. En esas búsquedas ya había yo leído que Mancora antes era denominado Mancura, que en lengua quechua no se sabe qué signifique, pero que en español es coincidentemente la característica de ser manco, es decir, de no tener mano.

En el mapa, esa zona es muy extraña: toda la costa de Perú hacia el mar es en general muy lisa, pero elárea de Sechura, Piura y Mancura parece una pieza de rompecabezas con una saliente y un hueco, como si le faltara una pieza. Además de formar un ángulo extraño por lo que parece que el sol sale por un lado diferente al de las otras playas de Perú. Mancora es el paraíso de los surfistas y de la pesca de altos vuelos.

Con todos estos datos me decidí y fui al país de las Maravillas, en busca de mi conejo blanco.


Al llegar a Mancora de inmediato me dirigí al centro del pueblo. Allí estaba la figura de una cabeza de metal con un sombrero extremadamente alto. En la base, una placa con un nombre: Manuel Armando Pérez Cavi (¡MAR PECA!). Examinando la cabeza descubrí el artilugio para abrir esa escultura. Involucraba un pequeño martillo que literalmente era un verdadero "rompecabeza" ya que la golpeaba y la abría. Dentro encontré las piezas faltantes de los rompecabezas que mi abuelo me había enviado.

Del otro lado de la plaza ví a un anciano sonriente que me estaba mirando. ¿Acaso era...? Él, dándose cuenta de que lo miraba, negó con la cabeza, pero sonrió, se acercó, y abrazándome me fue llevando sin darme yo cuenta a una pequeña casa. Cuando llegamos señaló a un hombre sentado en una mecedora y dijo: "Ahí está. Mi Armano".

Entonces por fin lo vi, todo sonrisas. Esperándome.

Una señora estaba junto a él asombrada y feliz.

Vino el abrazo, las lágrimas y el tratarnos de recomponer.

El ver su rostro curtido por el sol y por el tiempo. El irlo desenvolviendo. Tratar de encontrar en él los pedazos de recuerdos. Rearmándolo.

"Perdón por descomponer en pedazos tu vida."

"En esta historia el conejo blanco siguió a Alicia" dijo guiñando un ojo y tomando de la mano a la señora que lo acompañaba.

"Perdí la cabeza, pero claro, si tú ya la encontraste en el centro del pueblo."

"Por acá hay un manco famoso: Manco Capac quien fue el primer emperador del Imperio inca, pero era manco solamente de nombre porque tenía ambas manos, si no es que más." Y soltó una carcajada.

"El mar recrea maravillas: esculturas de espuma blanca."

"Vienen por el reto de montar las montañas de agua. Pero hay un peligro: un bloque de roca. Así que por acá te encuentras a surfistas con casco que no quieren encontrar un rompecabezas."

"Dicen que aquí Hemingway se inspiró para escribir "El viejo y el mar", pero eso es mentira, la escribió en Cuba; pero imaginando este mar."

"Después vino a estas playas cuando Hollywood trato de ponerle imágenes al mar. Aunque realmente fue un poco más al sur, en Conejo Blanco, o más bien: Cabo Blanco. Allí Hemingway trató de capturar su pez espada, su pez Merlín."

Viéndolo así, con su larga barba blanca y sus traviesos ojos risueños, yo pensaba que yo ya había capturado mi Merlín.

No hay comentarios.:

Más micros

Related Posts with Thumbnails