martes, 27 de julio de 2010

No hay enemigo pequeño

No cabe duda de que no hay enemigo pequeño. 
Sólo me miraba y se reía de mí. 
Y yo, una y otra vez, intentaba asirlo, pero se me escapaba... 
¡Era frustrante! 
Pero a la vez era un reto y una satisfacción saber que de algún modo podría atraparlo. 
Cuando me sentí desfallecer y me creí vencido vislumbré un modo... 
Cambié mi perspectiva. 
En lugar de verlo como un enemigo pequeño, 
lo vi como un Gran amigo. 
Le sonreí...
me acerqué... 
¡Y finalmente quedó escrito el microcuento!


Microcuento escrito para participar en la Reunión de Micro-Net-Relatos del Blog de Anónima Mente, en:
http://diariodeanonimamente.blogspot.com/2010/07/reunion-de-micro-net-relatos.html

2 comentarios:

Fabiola dijo...

De acuerdísimo, nunca jamás cuando se escribe, hay enemigo pequeño, quizás los que lo parecen, sean los más complicados.
Un saludo y buenas tardes,
Fabs

Hector Ugalde UCH dijo...

Fabiola: Parecen enemigos... pero realmente son amigos porque aprendemos de ellos. Por lo pronto humildad... y paciencia... jeje :]

Más micros

Related Posts with Thumbnails